Archive for diciembre 2015

EXPECTATIVES

Naide xuzgaría l’ésitu o’l fracasu de cualesquier empresa poles expectatives xeneraes con cálter previu. D’esti xeitu, cuando un rapaz o una rapaza entren nuna discoteca, seique tengan la expectativa de ligar con toles persones guapes d’igual o diferente sexu según gustos, de manera acumulativa o sucesiva, y con garantíes de satisfacción personal yá sía física o psíquica. Les ganes acompanguen a les fuerces -a veces- y por ganes nun será. La nueche termina y los llogros quedaron nun duviellu de posibilidaes del que namás salió un filu: un alcuentru abegosu, un revolcón, un besu, una cita pa mañana, un manoséu apresuráu, una promesa de futuru. Sía la combinación que sía, podemos afirmar que la nueche dióse bien y que los apatorexos d’anantes de salir de casa sirvieron pa dalgo. ¿Afirmaríamos que, depués de conseguir un namoramientu, caricia o polvu nesta nueche de folixa escalforiada, el balance de cuentes erótiques aventa un resultáu negativu? Les expectatives debíen ser munches -los suaños nun duelen nin esperen llenda o raciociniu-, pero hai que ser mui fatu pa tracamundiar les expectatives cola realidá. Ligar col mozu o la moza que cuadró nesi momentu como más afayadizos pa la ocasión nun pue suponer enxamás fracasu o derrota. Un amigu diz que nun podemos fumar el nuestru propiu fumu. Les expectatives tan ehí pa empobinar el camín, marcar un horizonte al qu’andando andandino síamos a aportar, o polo menos perseguir como motor de movimientu. Pero nun tien sentíu creyer que, si unes expectatives desmesuraes nun se cumplen, implica una derrota de los fechos. Éstos son oxetivables con mayor o menor fortuna, pero les expectatives sólo furrulen nel terrén del deséu y la ilusión, dos tierres escosaes en felicidá. Un pocu d’estoicismu nun-y bien mal a naide. Por embargu, nesti últimu añu vengo asistiendo a una interpretación novedosa, orixinal ya inédita de la vida política española. Esto ye: l’ésitu d’un partíu nun se mide polos sos resultaos, como siempre foi, sinón poles expectatives xeneraes n’encuestes manipulaes. Los analistes políticos miden los votos escrutaos non comparando coles anteriores elecciones, anque sían elecciones a órganos o entidaes públiques diferentes, sinón comparando coles expectatives creaes por encuestes que traten de modular la opinión pública bien animando al votu con una estimación baxa del partíu desmovilizáu o desanimando al votu con idéntica estimación del partíu con demasiada movilización pal gustu del que paga la encuesta. Con esti modus operandi los seguidores de la actualidá política ganamos en certeces, ya que’l Partíu Odiáu será’l perdedor nos próximos comicios pase lo que pase, y ello porque les expectatives colocaránse siempre un pocu acullá: si ganen porque nun tienen la mayoría absoluta, si queden segundos porque van tener que pautar, si queden terceros porque s’esperaba que quedaran segundos, y si queden cuartos porque sí. Paez que’l puntu de partida n’anteriores elecciones resulta irrelevante, y cobra mayor importancia el techu de los suaños propios y de los temores ayenos.



Leave a comment

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.